PUMA se ha propuesto un nuevo reto, y ya sabemos lo que sucede en la impronta alemana cuando se antojan estos sucesos. El felino siempre anda con la curiosidad entre oreja y oreja y, en este caso, ha querido centrar su inspiración en la gracia y la elegancia de los bailarines del New York City Ballet

PUMA se ha propuesto un nuevo reto, y ya sabemos lo que sucede en la impronta alemana cuando se antojan estos sucesos. El felino siempre anda con la curiosidad entre oreja y oreja y, en este caso, ha querido centrar su inspiración en la gracia y la elegancia de los bailarines del New York City Ballet